Yemen. Monseñor Hinder: que se detenga la guerra y el comercio de armas

Yemen. Monseñor Hinder: que se detenga la guerra y el comercio de armas

4 meses ago Desactivado Por Anis

La población de Yemen también está experimentando hoy la tragedia de la pandemia, con todas las incertidumbres y temores por el mañana que conlleva. Más allá de esto, hay guerra y hambre. El Vicario Apostólico de Arabia Meridional recuerda a nuestros micrófonos las palabras del Papa en el día de Pascua y señala los desafíos que los cristianos enfrentan en esta región.

Ciudad del Vaticano

El Yemen corre el riesgo de un colapso de la salud con la llegada de la pandemia en un sistema ya devastado por cinco años de guerra. Hasta ahora sólo se ha confirmado un caso de coronavirus en el país, pero el Gobierno reconocido internacionalmente expresa toda su preocupación por el estado de profunda pobreza y la escasez de agua que hace del país un «terreno fértil» para la enfermedad.

El alto el fuego humanitario firmado en los últimos días entre la coalición liderada por Arabia Saudita y los rebeldes de Houti apoyados por Irán es inestable. Si se mantuviera, podría poner fin a un conflicto que ha causado más de 100.000 muertes y 24 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria y que en parte están al borde de la hambruna. Tanto el Yemen como Siria están siempre en el corazón del Papa, que en su Mensaje el Día de Pascua lo incluyó entre las zonas del mundo para las que invocó la paz, el cuidado y la protección de la vida, prohibiendo los intereses económicos, los beneficios del tráfico de armas, la indiferencia, el olvido. El riesgo, reiteró el Pontífice, en una situación como la que estamos viviendo es abandonar a tantas otras emergencias que traen consigo el sufrimiento de muchas personas.

Nuestros colegas de la redacción italiana de Vatican News, Gabriella Ceraso y Michele Raviart, hablaron de ello con Monseñor Paul Hinder, Vicario Apostólico del Sur de Arabia:

R.- La situación en Yemen sigue siendo más que problemática. En primer lugar, es un país realmente abatido por la guerra y ahora existe la amenaza de la pandemia que ya ha causado los primeros signos en el Yemen y no se sabe cómo evolucionará. Así que en esta situación me parece más que urgente que la guerra se detenga o al menos que haya un cese del fuego, porque si no es posible lograrlo, el problema empeorará.

El Papa, en su Mensaje Urbi et Orbi y no solamente en este mensaje, denunció muy explícitamente la atención que se da al gasto de las armas y no al cuidado de la vida. Dijo: «Este no es el momento de seguir fabricando y traficando armas». Yemen es un caso ejemplar…

R.- Siempre lo he dicho y también lo he mencionado más de una vez al Santo Padre. Está claro que hay un problema real en el tráfico de armas porque detrás hay intereses, hay gente que no tiene interés en que la guerra se detenga. Nuestras voces tienen una cierta fuerza moral y por eso no tememos apelar al final de la guerra: la nuestra es una apelación a la conciencia de las personas que tienen la posibilidad de tomar decisiones, para que se abran a esta realidad y no se fijen sólo en el beneficio económico. Me parece muy peligroso para todos en tiempos de pandemia que el aspecto económico prevalezca sobre el aspecto humano de la salvaguarda de vidas, que es demasiado o completamente olvidado.

El Papa ha pedido claramente a los gobernantes, en este contexto, que encuentren el camino correcto y a los cristianos que permanezcan unidos y fieles a Cristo que nunca nos deja solos: ¿cómo podemos entonces vivir este tiempo y cómo podemos mirar al futuro?

R.- Ninguno de nosotros sabe lo que será mañana. No conocemos el futuro de la pandemia ni el futuro del desarrollo político y económico. Pero llevo dentro de mí, y trato de comunicarlo a los demás, la luz de la esperanza que nos ha dado Cristo Resucitado: no tengan miedo del mañana, aunque no sepamos lo que será. Esta es la realidad que hemos celebrado durante estos días de Pascua, especialmente el Viernes Santo. El Viernes Santo no nos ha hecho olvidar: no podemos ir directamente a la Pascua. Cada uno a su manera tiene que pasar el Viernes y Sábado Santo y luego, y esto es fe y esperanza, habrá una Pascua y a veces, y tenemos que ser claros al respecto, este pasaje dura mucho más de tres días. Este es el mensaje que también intento dar a mi gente: aquí están esperando ansiosamente el mañana y me preguntan qué pasará después de la pandemia, qué haremos, si perdemos nuestros trabajos, como haremos con nuestras familias… Estas son las preguntas de mucha gente y no sólo en Yemen, que de todos modos sigue siendo un lugar muy problemático.

En general, en su opinión, Monseñor Hinder, ¿qué puede enseñarnos esta crisis?

R.- Sólo puedo repetir las muy fuertes palabras del Papa que tanto me gustaron: «No es momento de divisiones. Que Cristo nuestra paz ilumine a los que tienen responsabilidades en los conflictos, para que tengan el coraje de adherirse al llamamiento a un alto el fuego mundial». Así que repito este llamamiento para toda mi región: está claro que no tenemos un poder real para intervenir, pero somos instrumentos de testimonio de una realidad arraigada en otro mundo, es decir, en el Cristo resucitado. Y no siempre es fácil hacer que un mundo cada vez más secularizado entienda este mensaje arraigado en el más allá.

FUENTE:VATICAN NEWS