El Papa: No estamos solos en este momento de prueba, confiémonos a Cristo

El Papa: No estamos solos en este momento de prueba, confiémonos a Cristo

5 meses ago Desactivado Por Anis

Durante la Audiencia General, de hoy, en sus saludos en español, y en los otros siete idiomas, el Papa Francisco dijo a todos los fieles que se confíen a Cristo, que nunca nos deja solos en este tiempo difícil.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco dijo este miércoles durante la Audiencia General que, en estos momentos de prueba y oscuridad, Dios está con nosotros, no nos abandona.

Cuando se dirigió a los fieles polacos, el Papa recordó que el hombre de hoy ve los signos de la muerte que se han hecho más presentes en el horizonte de la civilización. Vive cada vez más atemorizado, amenazado en el centro mismo de su existencia. Cuando te sientes en dificultades, les dijo, tus pensamientos se dirigen a Cristo: sepan que no están solos.

Cristo los acompaña y nunca los decepciona. “En estos días difíciles que vivimos, os animo a confiar en la Divina Misericordia y en la intercesión de San Juan Pablo II, en la víspera del 15º aniversario de su muerte”, fueron sus saludos.

En español el Pontífice dijo:

“Saludo cordialmente a los fieles de lengua española, que siguen esta catequesis a través de los medios de comunicación social. Pidamos al Señor que nos conceda pureza y sencillez de corazón para descubrir su Providencia en los sucesos de la vida cotidiana. Y tengamos presentes, en estos momentos de prueba y oscuridad, a todos nuestros hermanos y hermanas que sufren, y a quienes los ayudan y acompañan con amor y generosidad. Que Dios los bendiga”.

Encontremos en la Cruz de Cristo apoyo

En portugués, dijo a los fieles, que los invita a vivir con toda la Iglesia, con el pensamiento y con el corazón, la próxima Semana Santa, que nos presenta a nuestros ojos la Cruz donde Jesús tomó sobre sí mismo y soportó todas las tragedias de la humanidad. No podemos olvidar las tragedias de nuestros días, porque la Pasión del Señor continúa en el sufrimiento de la humanidad, les dijo el Papa, “que vuestros corazones encuentren en la Cruz de Cristo apoyo y consuelo en medio de las tribulaciones de la vida; abrazando la Cruz como él, con humildad, confianza y abandono filial a la voluntad de Dios, participaréis en la gloria de la Resurrección”.

No perdamos la esperanza en Jesús

En francés, Francisco dijo que debemos aprovechar este tiempo de Cuaresma para escuchar esta sed de Dios que habita en nosotros. Continuemos nuestro camino de liberación que, a través de las pruebas y purificaciones de la vida, nos lleva a la gloria del cielo. A los fieles de lengua italiano, el Papa recordó a los grupos que desde hace tiempo habían reservado poder estar presentes hoy en la Audiencia General, entre ellos, los jóvenes de la Profesión de Fe de la diócesis de Milán, conectados a este encuentro a través de los medios de comunicación. “Queridos jóvenes, aunque si vuestra peregrinación a Roma sea sólo virtual, me parece que casi puedo sentir vuestra presencia alegre y ruidosa, concretada también por los numerosos mensajes escritos que me habéis enviado. Os doy las gracias y os animo a vivir siempre la fe con entusiasmo y a no perder la esperanza en Jesús, el amigo fiel que llena de felicidad nuestras vidas, incluso en los momentos difíciles”.

Al final el Papa les pidió a los fieles italianos e ingleses que este tiempo de Cuaresma que estamos viviendo fomente una preparación adecuada para la celebración de la Pascua, llevando a todos a una cercanía aún más sentida a Cristo.

Purifiquémos nuestro corazón de los pecados

A los fieles de lengua alemana, les pidió que contemplen en este tiempo de prueba el rostro del Señor crucificado y muerto por nosotros, para que reconozcamos en su Cruz la fuente de la verdadera esperanza y alegría, a través de la cual Él venció todo el mal. A los fieles de lengua árabe, les dijo que, para poder ver a Dios debemos purificar y liberar nuestros corazones de nuestros pecados de envidia, ira, falsedad, odio, egoísmo, incredulidad… a través de la oración, la caridad y la misericordia.

FUENTE: VATICAN NEWS