Catequesis del Papa: Dios está siempre cerca de nuestro corazón

Catequesis del Papa: Dios está siempre cerca de nuestro corazón

3 meses ago Desactivado Por Anis

“Rezar no es algo externo ni marginal a nosotros, sino que es el misterio más íntimo de nosotros mismos, que nace como una invocación en lo profundo de nuestra persona y se extiende, buscando un ‘Tú’, que es Dios”

Como es costumbre, la catequesis se introdujo con una lectura bíblica, en esta ocasión con algunos versículos del Salmos 63 que manifiesta que Dios es la satisfacción del alma, tal como lo escribió David cuando estaba en el desierto de Judá:

Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas. Para ver tu poder y tu gloria, así como te he mirado en el santuario. Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán. Así te bendeciré en mi vida; en tu nombre alzaré mis manos (…). Está mi alma apegada a ti. Tu diestra me ha sostenido.

La oración surge en el corazón

En nuestro idioma Francisco resumió su catequesis explicando que “la oración nos pertenece a todos, a los hombres de todas las religiones, y probablemente también a los que no profesan ninguna”. “La oración – dijo el Papa – surge en el secreto de nosotros mismos, en ese lugar interior que los autores espirituales a menudo llaman el ‘corazón’”.

Para Dios no somos siervos, sino amigos e hijos suyos

Por otra parte, el Santo Padre afirmó que la oración del cristiano “surge de la revelación de ese ‘Tú’, con mayúscula, que se ha manifestado y ha venido a nuestro encuentro, dándonos confianza y revelándonos a Dios como un Padre bueno, que nos ama y nos comprende, que no nos considera siervos, sino amigos e hijos suyos”.

El Padre sigue amándonos

Francisco afirmó que el cristianismo ha abandonado cualquier relación de tipo «feudal» con Dios. También porque en el patrimonio de nuestra fe no hay expresiones como «sometimiento», «esclavitud» o «vasallaje», sino palabras como «alianza», «amistad», «comunión». De ahí que refiriéndose al gran razonamiento de despedida que Jesús dirigió a sus discípulos, el Papa recordó sus palabras: «Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su patrón; sino que los he llamado amigos, porque todo lo que he oído del Padre se los he dado a conocer». Ustedes no me han elegido a mí, sino que yo los he elegido a ustedes y los he destinado para que vayan y den fruto, y para que su fruto permanezca; para que todo lo que pedirán al Padre en mi nombre, se los conceda”.

Y concluyó recordando que en la oración del Padre Nuestro, “Jesús nos enseñó a pedir a Dios todo lo que necesitamos. No importa si nos sentimos culpables en nuestra relación con Él, si no hemos sido amigos fieles, ni hijos agradecidos; Dios continúa amándonos, porque Él siempre es fiel”.

FUENTE:VATICAN NEWS